Analizando un asesino en masa

El tiroteo de Dayton, Ohio, EE.UU.  ocurrió el Domingo 4 de agosto de 2019, a la 1:05 a.m., hora del este. Diez personas murieron, incluido el autor, y al menos otras 27 resultaron heridas. El pistolero fue aniquilado por la policía.

Este pistolero en Dayton tenía antecedentes de amenazar a las mujeres, dicen sus antiguos amigos. Luego de este hecho, autoridades estadounidenses han estado tratando de determinar qué motivó a este joven a matar a su hermana y a otras ocho personas, pero gente de su entorno social, que crecieron con él, relatan como era su conducta.

“No quiero decir que lo vi venir”, dijo la chica Mika Carpenter, de 24 años, quien conoció al pistolero, Connor Betts, de 24 años, en un campamento cuando tenían 13 años “Pero si iba a ser alguien, iba a ser él», dijo Carpenter

alojamiento para wordpress

Al igual que otros que conocieron a Betts cuando era adolescente, Mika recordó sus bromas oscuras, violentas y sobre «daños corporales» que llevaron a muchos a mantener la distancia.

“Era un poco odioso con las mujeres porque no querían salir con él, aun así, decidí compartir con Connor porque de una manera inexplicable sentí su lado bueno. Betts me expresó su preocupación por tener pensamientos oscuros. Recuerdo  que él habló de tener miedo de lo que rondaba en su cabeza y de tener deseos violentos. Yo le corté todo contacto en 2013 después de que me atacó durante una conversación en línea, así lo citó Carpenter.

Lyndsi Doll fue otra de sus novias durante el secundario y habló sobre él en una entrevista con el diario The Washington Post, al que aseguró que ese día, cuando se enteró de lo ocurrido, se sintió mal pero no particularmente afectada porque creía que no conocía a ninguna de las víctimas. Sin embargo horas después, al llegar a su casa, escuchó el nombre de la hermana de Connor, Meghan Betts, y se dio cuenta de lo que había pasado.

«No puede ser, grité porque no lo esperaba», confesó Doll, quien a pesar de no haber vivido nunca un episodio violento con el atacante sí dijo que en algún punto lo que pasó era de esperarse.

«Él hablaba de voces en su cabeza y alucinaciones que veía por las noches. A veces me llamaba llorando y decía que tenía miedo de sí mismo», contó Doll, quien admitió que sabía que Connor Betts tenía una lista de gente a la que quería lastimar. La gente le tenía miedo. Pero otras no sentíamos eso, aunque algunas cosas que nos decían eran terroríficas»

Los excompañeros dijeron que Betts fue suspendido de la Secundaria Bellbrook después de que alguien encontrara su lista de asesinatos colocada en la pared en un baño de la escuela en 2012.

Antes de eso, fue suspendido por escribir una lista de alumnas de las que quería abusar sexualmente, de acuerdo con dos de los compañeros de clase, un hombre y una mujer que ahora tienen 24 años y hablaron bajo condición de anonimato por temor a sufrir acoso. «Había una lista de violaciones y mi nombre estaba ahí», dijo la compañera de clase.

Hannah Shows, otra estudiante de Bellbrook, se expresó en redes sociales al respecto y aseveró: «Connor amenazó seriamente con dañar a mujeres que lo rechazaron, incluida yo. Estuvo hablando de esto abiertamente por una década y nadie pudo hacer nada al respecto».

Ese día del tiroteo la policía de Dayton advirtió que no había un motivo claro, ni un entendimiento de cómo tres personas, el Sr. Betts, su hermana y un amigo en común, salieron juntas y este joven terminó disparándoles a ellos y un grupo de personas alrededor. 

El amigo de Connor particularmente recibió un disparo en la parte inferior del torso pero sobrevivió; la hermana, Megan Betts, de 22 años, la asesinó.

«Parece desafiar la credibilidad de que dispararía a su propia hermana. Los que murieron dejaron atrás al menos ocho niños, e innumerables amigos, compañeros de trabajo, compañeros de clase y familiares. Esto es lo que sabemos dramáticamente sobre cada una de las víctimas”, dijo el jefe de policía de Dayton, Richard Biehl, en una rueda de prensa ese lunes por la mañana.

Para muchos de los que crecieron junto al Sr. Betts en los tranquilos suburbios de Dayton, el tiroteo les había evocado recuerdos incómodos.

Aquí se refleja como de una manera u otra el asesino iba arrojando pistas. Definitivamente en las escuelas debe haber personas con una agudeza sobre estos indicios de futuras personas objetas de problemas psicológicos.

RELATO POLICIAL

Ese sábado por la noche, los tres condujeron juntos al Distrito de Oregón, un tramo de bares y clubes que generalmente está lleno los fines de semana. Se separaron en un momento, pero se mantuvieron en contacto. La policía no tiene indicios de que la hermana o amigo en común supiera sobre las armas que el Sr. Betts usaría más tarde en el tiroteo.

Betts mató a tiros a una persona en un callejón antes de disparar contra su hermana y su amigo. Nueve personas murieron y al menos otras 27 resultaron heridas, incluidas 14 que recibieron disparos. Otros sufrieron cortes y heridas por la estampida de personas que huían.

El reporte cita que Betts había comprado una pistola estilo AR en línea en Texas, pero había modificado la pistola con una abrazadera de pistola para mejorar la estabilidad. También tenía un cargador de tambores que podía contener 100 rondas.

Betts tenía hasta 250 rondas de munición y disparó al menos 41 tiros. Seis agentes dispararon un total de 65 rondas contra el pistolero, matándolo cuando intentaba entrar a un bar, donde muchas personas se habían refugiado cuando comenzó el tiroteo.

Un testigo

«Corrí, me pisotearon, perdí mis zapatos», dijo Jessica Westover, de 23 años, que estaba entre las personas que huyeron del pistolero.

Los detectives continuaban mirando teléfonos, computadoras y videos para comprender qué sucedió y por qué. La evidencia acumulada hasta ese momento, no arrojaba fuerza sobre la hipótesis de que fuese un crimen de odio.

«Creo que habrá algunos temas familiares que surgirán de esta investigación, por lo que no será una sorpresa en algún sentido.Creo que hay algunos aspectos únicos que quizás no hayamos visto en otros tiroteos», así lo citó el jefe de la policía local  Biehl.

En este caso las autoridades aún tienen reservas en declarar cuáles podrían ser esos aspectos únicos.

Información compartida del New York Time (Agosto 2020)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
× Quiero anunciarme